Close
Dublín, pasado Vikingo
4.2/5
Tripaim

Dublín, historia, cultura y diversión.

Dublín es una ciudad monumental, hermosa y, sobre todo, divertida. Una ciudad que sorprende y gusta a partes iguales mientras se convierte en una escapada inolvidable que va a hacer las delicias de todos los viajeros.

Índice de contenido

Visitar Dublin

Dublín monumental

Para conocer esta ciudad a fondo hay que empezar por el Trinity College que además de ser la universidad más antigua de Irlanda -fue fundada en 1592 por la Reina Isabel I- tiene un monumental campus por el que hay que darse más de un paseo. No puede pasar desapercibida la gran biblioteca,  una verdadera joya de la cultura, tanto por el espacio como por el valor e historia de los manuscritos que guarda.

 

Seguimos en la Dublín monumental con la vista a la Catedral de San Patricio. Se trata del templo más grande del país y tiene sus orígenes en una pequeña iglesia de madera del siglo V que ocupaba el mismo privilegiado lugar. Hoy es un impresionante templo gótico, con un campanario inconfundible y un interior tan recargado como hermoso.

 

Tampoco podemos olvidarnos de la Catedral de la Santísima Trinidad (Christ Church), que fue construida en el año 1028 y a punto de cumplir su primer milenio es la iglesia más antigua de la ciudad y el templo protestante más importante del país. Además, es una verdadera joya arquitectónica, que mezcla con maestría diversos estilos gracias a las sucesivas remodelaciones que se han ido haciendo.

 

Terminamos con los 4 imprescindibles de la Dublín más monumental visitando el Castillo de Dublín, una fortaleza que ha sido también palacio real y sede del Tribunal de Justicia, que está cargado de leyendas y lugares hermosos.

Un paseo por la historia

Saltamos ahora al siglo XVIII para sumergirnos en el Barrio Georgiano de Dublín y disfrutar de sus preciosas casas de coloridas puertas, hasta llegar el Número 29, donde se puede visitar una de ellas para hacer un pequeño viaje en el tiempo mientras se disfruta del gusto decorativo de la época.

 

Nuestro último paseo nos lleva hasta la historia más reciente del país, la lucha por la independencia del Reino Unido, cuyo icono es, sin duda, la Cárcel de Kilmainhan. Al traspasar sus puertas te parecerá estar vivienda en primera personas algunas de las escenas más memorables de En el nombre del padre, una de las películas que mejor supo retratar aquel duro conflicto.

Recorriendo sus calles

Tras haber disfrutado, y mucho, de los monumentos y la historia de la ciudad, llega el momento de adentrarse en ese ambiente tan divertido y desenfado que le ha dado a Dublín parte de su fama mundial.

 

Comenzamos en Grafton Street, una calle peatonal en el corazón de la ciudad repleta de artistas callejeros, música celta, tiendas, cafés y gente a todas las horas del día. Y tendremos que continuar por O’connell Street, una de las avenidas más anchas de Europa y una de las arterias más importantes de la ciudad. Siempre viva, siempre curiosa, es un paseo necesario.

Divertirse en Dublin

Finalizar el día en Dublín

Tras el trasiego y el gentío llega el momento de relajarnos en uno de los parques más populares y bonitos de Dublín, el Parque de Saint Stephen’s Green. Entre sus frondosos árboles, el lago y los cisnes, cogeremos fuerzas para el último imprescindible de nuestra visita a Dublín: Temple Bar.

 

The Temple Bar es, además de un pub con más de 160 años de historia, una zona del centro de Dublín plagada de bares de copas, ambiente y risas. Pero también es uno de los barrios más antiguos y bonitos de toda la ciudad. Por todo eso, será la despedida perfecta.

Mapa de Dubín

Compártelo: 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *