Close
Catedral de Minsk
4.5/5
Tripaim

Catedral del Espíritu Santo de Minsk.

La ciudad de Minsk, capital de Bielorrusia, es una metrópoli misteriosa, enigmática y llena de lugares por descubrir. Esta es una de las urbes más antiguas de Europa, y guarda un gran patrimonio cultural, el cual representa la valentía de sus habitantes. Uno de esos espacios es la Catedral de Minsk, uno de los templos religiosos más simbólicos de este país eslavo.

Índice de contenido

Iglesias de Minsk

Una ciudad que regresó de las cenizas

La historia de Minsk inicia con los primeros asentamientos en esta zona de Europa, los cuales se han mantenido en pie durante siglos. Sin embargo, la capital bielorrusa también ha sido testigo de terribles guerras y crueles regímenes, por lo que tuvo que empezar desde cero en varias ocasiones.

 

Uno de sus momentos más trágicos, fue durante la Segunda Guerra Mundial. Los edificios, monumentos, y demás lugares históricos de Minsk, especialmente los que databan de la época medieval, fueron destruidos.

 

Igualmente, varias zonas de la ciudad tuvieron que ser reconstruidas, y actualmente poseen una apariencia completamente diferente a la que tenían a comienzos del siglo XX.

 

A pesar de ello, unas pocas construcciones lograron resistir a los peores días de la guerra, y actualmente son un tesoro para los habitantes de la ciudad. Entre ellos se encuentra la Catedral de Minsk, la más importante de la capital así como uno de los puntos turísticos más visitados de Bielorrusia.

Como es la Catedral de Minsk

¿Cómo es la Catedral de Minsk?

Bielorrusia, al igual que todas las otras naciones que formaron parte de la Unión Soviética, tenía una estricta política en contra de las catedrales, iglesias y demás lugares religiosos.

 

Por ese motivo, la Catedral de Minsk permaneció cerrada durante varios años. De igual manera, está ya había travesado momentos muy complejos, debido que los cambios religiosos ocurridos en el país la habían hecho pasar de ser una iglesia católica a un templo ortodoxo.

 

Finalmente, la prohibición a los espacios religiosos fue eliminada en 1993, cuando la Catedral de Minsk fue devuelta a los católicos. Luego vino un extenso periodo de reformas para restaurar la antigua gloria de la catedral, que abrió sus puertas nuevamente en el año 1997.

 

Asimismo, la Catedral de Minsk sigue estando ubicada en su lugar original en el centro de la ciudad, rodeada de preciosísimos jardines y protegida por una valla diseñada en el siglo XVIII.

De igual manera, la Catedral de Minsk está entre los edificios más reconocibles, notorios y apreciados de Bielorrusia.

¿Cuándo visitar la Catedral de Minsk?

Si vas de viaje a la capital bielorrusa, no puedes dejar de visitar el corazón de la ciudad, una zona encantadora, llena de historia y de recuerdos, la cual también es hogar de la Catedral de Minsk.

La iglesia es bastante céntrica, se puede llegar en metro o en bus, así tendrás una oportunidad maravillosa de conocer más de cerca esta misteriosa ciudad.

 

Del mismo modo, la iglesia sigue funcionando como un templo católico, y si lo deseas, puedes asistir a sus misas dominicales.

 

Ten en cuenta que la entrada es gratuita, así que podrás recorrer libremente la Catedral de Minsk, admirar su arte, su bellísima fachada blanca y dejarte llevar por su aura incomparable, que evoca su larga historia, tan llena de victorias como de batallas. 

Cómo llegar

Compártelo: 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Un comentario en “Catedral de Minsk

Andrea Tirado
2 de febrero de 2021 a las 18:57

Un templo de culto ortodoxo que está en un entorno muy tranquilo. Me pareció muy bonito el techo de azulejos que contrasta con las paredes blancas. La plaza que hay atrás también es muy bonita y merece la pena acercarse. Todo el entorno en el que se encuentra es hermoso.

Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *