Close
Los Derviches
3.5/5
Tripaim

Mevleví, la orden de los derviches danzantes.

Los derviches son un grupo religioso de origen islámico, durante muchos años, su danza se hizo popular como una forma de meditación. Sin embargo, no fue hasta la segunda mitad del siglo XX, en el que comenzó el interés y encanto turístico internacional de los derviches. Hoy en día, la danza de los derviches es toda una tradición turca.  

Índice de contenido

¿Cuál es el origen de los derviches?

La tradición de los derviches, también conocidos como mevleví, empezó en el siglo XIII. En ese entonces, era común que diversos grupos de fieles islámicos, sobretodo adeptos sufís, crearan un espacio en donde compartir sus creaciones literarias o demás obras artísticas.

 

La danza derviche nació de uno de estos grupos, específicamente en el que era liderado por Yalāl ad-Din Muhammad Rumi, un famoso poeta de origen afgano. Los aprendices de Rumi crearon un estilo de meditación en movimiento, conocida simplemente como samá.

 

La danza de los derviches formó parte de las tradiciones otomanas, y la orden de los mevleví fue un importante centro de enseñanza cultural. Muchos grandes poetas, escritores, compositores e incluso regentes otomanos fueron discípulos de la orden, que se mantiene activa incluso en la actualidad.

¿Por qué la danza derviche es tan popular?

El Imperio Otomano y las naciones europeas eran vecinos cercanos, pero a pesar de ello, eran pocas las tradiciones turcas que se conocían en Occidente.

 

Esta falta de intercambio cultural, junto con el aislamiento político y el distanciamiento geográfico, fue una de las razones por las que Kemal Atatürk, el fundador de la República de Turquía moderna, decidió reformar las antiguas prácticas otomanas.

 

Entre las tradiciones que fueron prohibidas, se encontraba la danza de los derviches, quienes vivieron momentos de total censura cultural. Sin embargo, a medida que la nueva Turquía se abría al mundo, y cada vez eran más las personas que deseaban visitar el país, el baile mevleví fue aprobado nuevamente.

 

Esta vez, la principal función de los derviches no sería solo ser una orden sufí, sino también una maravilla turística. La danza, en la que se gira con los brazos abiertos al ritmo de los tambores y las flautas, se hizo tan popular que los derviches empezaron a ser invitados a espectáculos en todo el mundo.

 

Actualmente, la danza de los derviches está considerado un Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, y su práctica está plenamente permitida por el gobierno turco.

Que ver en Estambul

¿Dónde ver la danza de los derviches?

Por supuesto, si vas a Turquía, además de probar el auténtico té turco, querrás apreciar este increíble espectáculo cultural. Sin embargo, debes saber que los derviches no tienen un lugar ni una fecha de presentación fijos, y suelen dar actos públicos solo en momentos especiales, como festivales o celebraciones nacionales.


A pesar de ello, los derviches tienen escenarios específicos en donde se presentan con frecuencia, especialmente en los monasterios sufíes.


En tu viaje a Turquía, probablemente no veas a los derviches giradores haciendo su danza espontáneamente, acompañados por sus largas faldas y altos sombreros. En su lugar, quizás tengas que buscar un acto cultural o simplemente esperar tener buena suerte y dar con ellos mientras das un recorrido por un museo sufí.


Pero puedes estar completamente seguro de una cosa, y es que la danza derviche, que va siempre girando contra las agujas del reloj, te encantará.

Mapa Estambul

Los Derviches

Compártelo: 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Un comentario en “Los Derviches

Rosa
17 de septiembre de 2020 a las 13:02

Fuimos a ver un espectáculo de derviches giradores cuando hicimos una escapadita a Estambul. Me impresionó como esos hombres no cesaban de dar vueltas sobre si mismos durante tanto tiempo pero la verdad es que me resultó muy monótono. A partir del minuto 5 me sobró el resto del tiempo.

Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *