Close
El Puente de los Zapateros
3.8/5
Tripaim

El Puente de los Zapateros, un símbolo de Eslovenia.

En Liubliana, la capital y ciudad más poblada de Eslovenia, encontramos una gran variedad de edificios, casas, catedrales y monumentos que conservan su estilo medieval. Entre las edificaciones más pintorescas de la metrópoli, está el Puente de los Zapateros, el cual se ha convertido en un ícono esloveno, y también en uno de sus puntos turísticos más visitados.

Índice de contenido

Un camino sobre el río Ljubliana

Al igual que otras urbes europeas, Liubliana creció junto a un río. Por varios siglos, esta vía fluvial fue muy importante para el comercio local, además de abastecer de agua a los habitantes de la zona.

 

Sin embargo, para que la capital eslovena pudiera seguir creciendo, era necesario unir ambas partes de la urbe, que se encontraban separadas por el río Ljubljana. Los primeros puentes que atravesaban las aguas fluviales, eran estructuras precarias, hechas de madera, por lo que las tormentas y los terremotos podían destruirlas fácilmente.

 

Sin embargo, el gobierno esloveno siguió intentando construir un puente que fuese lo suficientemente resistente como para soportar cualquier dificultad, pero que también armonizara con el resto de las estructuras de la ciudad.

 

De esta manera, nace el Puente de los Zapateros, el cual fue inaugurado en 1931. En su construcción se utilizó piedra y acero, por lo que es un pasadizo sólido y fuerte, capaz de superar las adversidades.

¿Por qué se llama Puente de los Zapateros?

A simple vista, no hay nada en el puente que haga alusión a los zapateros, pero esta simpática denominación es una herencia que la historia le ha dejado a la pasarela. Por supuesto, el Puente de los Zapateros moderno no ha estado en pie desde la era medieval, sin embargo, la ubicación sigue siendo exactamente la misma.

 

Por este motivo, se sigue relacionando a la nueva estructura con las características que más identificaron a sus antecesoras. El nombre es una de ella, ya que hace muchos siglos, este puente era la sede de los carniceros de Liubliana.

 

Pese a ello, las carnes que allí se vendían solían dañarse, sobre todo durante los meses más calurosos del año. Esto ocasionaba un terrible mal olor, que llegó a incomodar incluso a los nobles y reyes de la ciudad.

 

Para solucionar esta situación, la administración de Liubliana reubicó a los carniceros, mientras que el espacio del puente pasó a ser ocupado por los zapateros. La relación entre la pasarela y el oficio de los zapateros se convirtió en toda una tradición, y desde aquel entonces, este ha sido el Puente de los Zapateros.

Visitar Liubliana

El lugar más encantador de Liubliana

La capital eslovena es tan hermosa que parece salida de un cuento de hadas, su pintoresca belleza está presente en cada esquina y todos quienes la visitan quedan impresionados por su casco histórico, famoso por su impecable estado de conservación.

 

No obstante, es imposible conocer Liubliana sin haber caminado por el Puente de los Zapateros. Esta es una de las vías peatonales más utilizadas por los locales, así que si quieres ver de cerca la cotidianidad de la ciudad, este es el punto perfecto.

 

Además, el Puente de los Zapateros ofrece preciosas vistas de ambos lados del río, ideales para disfrutar del atardecer y dejarse atrapar por el hechizo de esta metrópoli tan especial.

Cómo llegar

Compártelo: 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Un comentario en “El Puente de los Zapateros

Marlon A.
26 de marzo de 2021 a las 19:31

Pase por este puente varías veces a la hora de recorrer los lugares más importantes de la ciudad vale la pena darse un momento para admirarlo con detalle. Es bastante amplio y tiene un diseño elegante y sencillo, parece increíble que esta fuese la unión de la ciudad antaño. Recomiendo pasar cuando esta iluminado ya que la panorámica es preciosa.

Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *