Close
Pabellón Chino
3/5
Tripaim

Un Pabellón Chino en Bruselas.

Es imposible hablar de Bruselas sin mencionar su grandiosa herencia cultural. En la ciudad podemos ver retazos del periodo francés, neerlandés, español y flamenco. Pero eso no es todo, ya que esta capital europea tiene su propio espacio dedicado al Lejano Oriente, en el cual podemos apreciar el Pabellón Chino.

Índice de contenido

El curioso origen del Museo del Lejano Oriente

En el año 1900, se llevó a cabo en Paris un acontecimiento que marcó el inicio del siglo XX. Esta fue la Exposición Universal, en la cual se presentaron toda una serie de riquezas culturales, logros tecnológicos, monumentos, avances en campos como la biología, la ingeniería y la electricidad, distintos tipos de gastronomía y muchísimas cosas más.

 

Francia, que en aquel entonces era una de las naciones más importantes de todo el mundo, también preparó los segundos Juegos Olímpicos que se celebrarían desde la desaparición de la Antigua Grecia.

 

Por supuesto, esta exposición permitió a las grandes potencias europeas mostrar su poderío colonial, y abrió una de las primeras ventanas hacia el Lejano Oriente.

 

El rey de Bélgica, Leopoldo II, fue uno de los invitados de honor en esta importante celebración cultural, y el monarca quedó más que encantando por los edificios construidos por China y Japón.  Fue tanta su fascinación, que incluso quiso comprar la Torre Japonesa y el Pabellón Chino, con el objetivo de trasladarlos a Bruselas.

 

Aunque el rey no pudo adquirir por completo los dos edificios, sí pudo recrearlos, siguiendo el diseño original de los mismos. Su intención era convertir al Pabellón Chino en un restaurante.

¿Cómo es el Pabellón Chino actualmente?

A pesar de que el siglo XX iniciara con una exposición universal tan magnifica, pronto el panorama político de Europa cambió por completo, y sus naciones se vieron envueltas en las terribles crisis de la Primera y Segunda Guerra Mundial.

 

Bélgica fue uno de los países invadidos por el ejército alemán en ambas ocasiones, por lo que muchos de sus grandes proyectos culturales tuvieron que ser dejados de lado o pospuestos indefinidamente. El Museo del Lejano Oriente, junto con su Pabellón Chino y su Torre Japonesa, fue uno de estos planes abandonados.

 

Hoy en día, el parque en donde están ubicados ambos monumentos se encuentran cerrados al público, ya que se está llevando a cabo un notorio proceso de restauración y conservación. Se espera que con el tiempo, el legendario Museo del Lejano Oriente pueda abrir sus puertas a los visitantes.

¿Vale la pena visitar el Pabellón Chino?

Aunque las puertas del museo estén cerradas, desde afuera pueden verse claramente la estructura de la Torre Japonesa y el Pabellón Chino. Igualmente, el Museo del Lejano Oriente está ubicado en el vecindario Laeken, el cual tiene muchos otros puntos turísticos.

 

Esto hace del lugar una de las atracciones más peculiares de Bruselas, pero el misterio que encierran estos edificios y la posible promesa de que sean abierto para todo el público, hace que muchos turistas y visitantes se acerquen a echar un vistazo.

 

Así que si buscas una atracción fuera de lo común, y que resalte contra los usuales edificios góticos y medievales que podemos observar en la capital belga, entonces el Pabellón Chino es justo lo que estás buscando. ¡Atrévete a descubrirlo! Ten por seguro que la experiencia valdrá la pena.

Cómo llegar

Compártelo: 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Un comentario en “Pabellón Chino

Jose Antonio Villegas
21 de enero de 2021 a las 22:10

Está un poco alejado del centro pero si te sobra tiempo recomiendo visitarlo ya que su arquitectura es espléndida, un edificio lleno de detalles muy bonito. Además está en un entorno agradable en el que pasear es relajante.

Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *