Close
La Torre Japonesa, un trocito de Japón
3.4/5
Tripaim

La Torre Japonesa, una curiosidad de Bruselas.

Bélgica es famosa por sus paisajes, sus encantadores edificios medievales, sus bellísimas plazas, su riqueza cultural y su deliciosa gastronomía. Sin embargo, la capital belga tiene mucho más que ofrecer, y entre sus atractivos más peculiares, se encuentra la Torre Japonesa.

Índice de contenido

Como es la Torre Japonesa

De Japón a Occidente

De todos los países del mundo, Japón probablemente sea uno de los más conocidos y populares. Pero esto no siempre fue así, ya que por más de dos siglos esta fascinante nación se mantuvo apartada de cualquier tipo de interacción exterior.

 

Pocos eran los que conocían los secretos de Japón, y tener la oportunidad de ver su arquitectura o interactuar con su gente era toda una rareza. Durante este periodo, Japón se mantuvo al tanto de los avances y cambios que ocurrían en América, Asia y Europa gracias a los marineros neerlandeses, quienes eran los únicos que podían ingresar al país insular.

 

Afortunadamente, esta época de aislamiento fue quedando lentamente en el pasado. En el siglo XVIII, Japón abrió sus fronteras al resto de las naciones, y cuando llegó el siglo XX, buena parte del gobierno japonés deseaba interactuar más ampliamente con Occidente y mostrar parte de su cultura al resto del mundo.

 

La oportunidad llegó en el año 1900, cuando se celebró la Exposición Universal en París. La delegación japonesa llevó una torre tradicional para ser presentada en este festival, y dar un ejemplo a los países europeos de cómo era realmente la arquitectura nipona.

 

Leopoldo II, rey de Bélgica, fue a la Exposición Universal y quedó fascinando con la Torre Japonesa, decidió comprarla y trasladarla al jardín de la residencia real belga.

¿Cómo es la Torre Japonesa de Bruselas?

Aunque el rey Leopoldo II quiso comprar la torre tal cual como estaba en el Exposición Universal, solo pudo adquirir una parte de ella, y el resto tuvo que ser construido en Bélgica.

 

Una vez terminada, la Torre Japonesa fue instalada en los Jardines de Laeken, los cuales forman parte del Palacio Real. Para lograr un ambiente más apropiado para esta construcción, sus alrededores quedaron despejados, y solo cuenta con la compañía de los árboles y de un pequeño lago cercano.

 

Igualmente, la Torre Japonesa forma parte del complejo del Museo del Lejano Oriente, el cual está compuesto por esta torre y por el Pabellón Chino. Además, hay una pequeña muestra de porcelana y arte japonés, pero la mayoría de estos artículos han sido trasladados a otros centros culturales de la ciudad.

¿Por qué visitar la Torre Japonesa?

Desde hace algunos años, todo el Museo del Lejano Oriente se encuentra cerrado al público, ofreciendo visitas guiadas muy ocasionalmente.

 

Sin embargo, visitar el lugar y detenerse un momento a ver estas preciosas estructuras, así sea desde afuera de la cerca de seguridad, es una gran experiencia. Del mismo modo, la Torre Japonesa y el Pabellón Chino se encuentran ubicados a las afueras de Bruselas, así que si buscabas  una excusa para alejarte un poco del centro y visitar zonas más alejadas, esta es tu oportunidad.

 

Recuerda que la capital de Bruselas es una ciudad diversa, en donde siempre hay algo nuevo y diferente que descubrir, desde casas antiguas, pasando por iglesias góticas y arcos del triunfo, hasta llegar a una peculiar pero encantadora Torre Japonesa.

Cómo llegar

Compártelo: 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *