Close
El Palacio Cecilienhof
4.4/5
Tripaim

El Palacio Cecilienhof, la joya de Potsdam.

Cerca de Berlín, la capital germana, se encuentra la ciudad de Potsdam, una metrópoli tan pintoresca como encantadora. Esta urbe es conocida por haber sido el lugar de residencia de los reyes prusianos. Allí aún se puede ver claramente el legado de la monarquía, especialmente en lugares como el Palacio Cecilienhof, uno de sus muchos tesoros arquitectónicos.

Índice de contenido

Visitar el Palacio Cecilienhof

¿Cuándo fue fundado el Palacio Cecilienhof?

A simple vista, es fácil notar que el Palacio Cecilienhof es diferente a otros castillos alemanes. Este resalta por su color rojizo, su acabado rustico y su aire veraniego. Del mismo modo, esta histórica residencia real tiene pocos pisos, y está construida con ladrillos y madera, que le dan un aspecto muy tradicional a todo el conjunto arquitectónico.

 

Este curioso palacio fue un regalo hecho de parte del emperador alemán, Guillermo II, para el príncipe Wilhelm, el mayor de todos sus hijos. A inicios del siglo XX, cuando empezó la edificación del castillo, Wilhelm acababa de casarse con la princesa Cecilia, por lo que el nuevo hogar de la pareja real fue nombrado en honor a ella.

 

Sin embargo, la inauguración del Palacio Cecilienhof tuvo que ser postergado en varias ocasiones, ya que en aquel entonces el Reino de Alemania se encontraba involucrado en la Primera Guerra Mundial. Finalmente, la residencia de los príncipes herederos fue terminada en el año 1917, solo unos cuantos meses antes de que Alemania se viera obligada a firmar la rendición.

Cecilienhof, el palacio de la victoria y la derrota

Al finalizar el primer gran conflicto del siglo XX, el Palacio Cecilienhof siguió cumpliendo sus funciones como hogar de los príncipes herederos. Pese a ello, luego de la Segunda Guerra Mundial, los propietarios del lugar tuvieron que huir y dejar su residencia atrás.

 

El Palacio Cecilienhof quedó vacío y completamente desocupado. No obstante, pronto pasaría a ser escenario de una de las reuniones más importantes del siglo XX. En sus jardines y en su salón principal, ocurrió la llamada Conferencia de Postdam, donde los líderes de Rusia, Estados Unidos y Gran Bretaña decidieron el destino de una Alemania derrotada y en las puertas de la posguerra.

 

Desde entonces, este idílico palacio se convirtió en uno de los espacios más conocidos de la ciudad, y en una de las visitas imperdibles para todos los amantes de la historia contemporánea.

 

Hoy en día, el Palacio Cecilienhof ha dejado atrás su complicado pasado, y funciona como un museo para todos aquellos que quieran descubrir los misterios y secretos que identifican a este palacete veraniego.

¿Cómo y cuándo visitar el Palacio Cecilienhof?

Al ser un museo, el Palacio Cecilienhof está abierto al público, y es posible acceder a la mayoría de sus espacios interiores, así como a sus jardines y zonas cercanas. De igual manera, este icónico lugar se mantiene activo durante todo el año, por lo que puedes ir a visitarlo cuando quieras.

 

A pesar de ello, los horarios de apertura y cierre pueden variar de acuerdo con la temporada, así que es recomendable reservar con anticipación tu recorrido por este castillo y tener un itinerario de viaje bien organizado.

 

Por último, ten en mente que el Palacio Cecilienhof permanece cerrado los días lunes de cada mes, por motivos de mantenimiento.

Cómo llegar

Compártelo: 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Un comentario en “El Palacio Cecilienhof

Rubén Madueño
11 de marzo de 2021 a las 21:59

El Palacio Cecilienhof fue escogido para una de las reuniones más importantes del siglo pasado. Que increíble la historia que resguardan sus paredes. Es un lugar idílico con una vegetación preciosa y una paz enorme. Recomiendo mucho la visita a este palacio junto con los otros que se encuentran en la ciudad.

Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *