Close
Palacio de Kadriorg
4.7/5
Tripaim

El extraordinario Palacio de Kadriorg.

Los palacios, parques y teatros forman parte de la arquitectura típica de Tallin, la cual se ha revitalizado durante los últimos años. Entre las construcciones más maravillosas que podemos hallar en la capital de Estonia, se encuentra el Palacio de Kadriorg, uno de los más importantes de todo el país.

Índice de contenido

Un castillo para el Zar de Rusia

El origen del Palacio de Kadriorg está muy relacionado con la influencia que el Imperio Ruso tuvo en las distintas regiones del mar báltico, y sobre todo, en Estonia.

 

El precursor de este fantástico castillo fue el emperador Pedro el Grande, quien después de su victoria en la Guerra del Norte, quiso tener una residencia de verano en Tallin. Para lograrlo, compró una enorme casa ubicada a las afueras de la ciudad, y empezó un importante programa de reformas y remodelaciones para hacer de esta un verdadero palacio.

 

Del mismo modo, el Zar quería que su esposa, Catalina I, disfrutara de este nuevo hogar, y visitó el Palacio de Kadriorg con ella en varias ocasiones.

 

Sin embargo, el interés por esta residencia no tardo en disminuir, y para finales del siglo XIX ya se encontraba en estado de abandono. Por suerte, la administración estonia adquirió el lugar, y le devolvió mucha de su antigua gloria.

¿Qué ver y hacer en el Palacio de Kadriorg?

Hoy en día, el Palacio de Kadriorg es un edificio abierto al público, además de ser uno de los puntos turísticos más populares y conocidos de Tallin. La estructura actual del castillo está compuesta por el edificio principal, los jardines y las residencias cercanas.

 

De igual manera, el Palacio de Kadriorg ha sido sede de distintos museos, de los cuales resaltan el Museo de Arte de Estonia, el Museo de Arte Extranjero y el Museo KUMU.

 

Además, uno de los atractivos más importantes de este castillo son sus preciosísimos jardines. Estos también pueden visitarse, y son un oasis de descanso, tranquilidad y relajación. En los mismos espacios verdes, podemos ver una gran variedad de flores, árboles, estanques, fuentes y senderos.

 

Pero eso no es todo, si nos alejamos un poco de la casa principal, hallaremos una pequeña residencia, que sirvió como la casa de campo de Pedro El Grande mientras el Palacio de Kadriorg aún estaba en proceso de construcción. Esta vivienda se encuentra perfectamente conservada, y su interior todavía está adornado con la decoración típica de la época.

 

Entre otros puntos de interés cercanos, está el anfiteatro Lauluväljak, en donde se celebran muchos de los festivales más notorios y concurridos de la capital estonia.

¿Vas de visita al Palacio de Kadriorg?

Si eres amante de la arquitectura barroca y quieres conocer más sobre el legado que dejó el Imperio Ruso en Estonia, entonces no dudes en añadir el Palacio de Kadriorg a tu plan de viaje.

 

Este es un lugar encantador, repleto de tesoros y secretos por descubrir. Su ubicación, apartado del centro pero no fuera de la ciudad, hacen de este el lugar ideal para visitar si lo que quieres es alejarte un poco del ajetreo urbano.

 

¡No lo pienses más! Ven a recorrer el Palacio de Kadriorg y disfruta de sus galerías de arte, sus extensos jardines, su exquisita decoración y su espectacular legado cultural.

Cómo llegar

Compártelo: 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *