Close
El Pasaje de Santa Catalina en Tallin
4.4/5
Tripaim

El Pasaje de Santa Catalina, un camino medieval.

Tallin podría ser, fácilmente, una de las capitales europeas más antiguas de la región. La historia de esta ciudad es tan extensa, que en sus calles aún pueden verse las huellas que ha dejado el paso del tiempo. Si quieres descubrir esta maravillosa herencia, y pasear por un sendero medieval, ven a conocer el Pasaje de Santa Catalina.

Índice de contenido

Visitar pasaje Santa Catalina

¿Qué tan antiguo es el Pasaje de Santa Catalina?

Para poder contar la historia de la capital estonia, hay que remontarnos hasta inicios del siglo XII, cuando esta dejó de ser un pequeño poblado independiente y se convirtió en un dominio danés.

 

Posteriormente, Tallin, junto con el resto del país, estuvo bajo control de muchos otros imperios, reinos e incluso regímenes políticos. La ciudad ha sido testigo de todos estos cambios, y en ella podemos dar con lugares que parecen detenidos en el tiempo, tesoros arquitectónicos y culturales que hoy en día siguen conservando su apariencia original.

 

Una de esas zonas es el Pasaje de Santa Catalina, el cual está ubicado en el Barrio Antiguo de Tallin y se caracteriza por su marcada apariencia medieval.

 

Tal y como su nombre lo indica, el Pasaje de Santa Catalina no es más que una calle estrecha, que a simple vista podría pasar desapercibida, pero en realidad es uno de los imperdibles más importantes de esta metrópoli báltica.

 

Asimismo, se estima que este pasaje se originó a mediados del siglo XIV, siendo contemporáneo con la Plaza del Ayuntamiento y con el ya desaparecido Monasterio de Santa Catalina.

Conocer pasaje Santa Catalina

¿Por qué el Pasaje de Santa Catalina es tan popular?

Una de las razones por la que esta calle es una de las más visitadas de Tallin, es su relevancia histórica. Este camino ha sobrevivido, con solo unos pocos cambios, durante más de 400 años, por lo que es un verdadero museo al aire libre y un lugar en el que es posible viajar al pasado.

 

De igual manera, el Pasaje de Santa Catalina es conocido por sus talleres, que se dedican a crear artículos de ropa, joyería, orfebrería y piezas de vidrio de forma completamente artesanal.

 

Muchos de estos talleres están abiertos al público, por lo que es posible ver todo el proceso de fabricación tradicional. Si estabas buscando un lugar en donde aprender cómo se vivía y se fabricaban cosas en el siglo XIV, entonces el Pasaje de Santa Catalina es tu mejor alternativa.

 

Del mismo modo, los famosos talleres de esa calle también funcionan como tiendas, perfecto si quieres llevar un suvenir que sea único en su tipo.

¿Por qué visitar el Pasaje de Santa Catalina?

El Pasaje de Santa Catalina es un lugar precioso, lleno de rincones históricos y de personas que se dedican a crear obras de arte del mismo modo en que lo hacían sus antepasados. Esta zona guarda el legado cultural de Tallin, por lo que es una excelente idea añadirla a tu agenda de viaje.

 

Además, el Pasaje de Santa Catalina puede ser visitado cualquier día de la semana y cualquier mes del año. Siempre está abierto y preparado para recibir a quienes van a conocerlo.

 

De tener la oportunidad, visítalo justo después del atardecer, cuando el Pasaje de Santa Catalina se ilumina con distintas luces, y adquiere un ambiente de cuento de hadas.

Cómo llegar

Compártelo: 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

2 Comentarios en “El Pasaje de Santa Catalina en Tallin

Naomi
12 de diciembre de 2020 a las 20:01

Un lugar ideal para pasear y observar como parece que no haya pasado el tiempo en esta calle medieval. Recomiendo pasar por ella de día y de noche, ya que con la iluminación considero que adquiere otro aspecto, aun así precioso.

Responder
Miriam y Miguel
20 de noviembre de 2020 a las 15:56

Un lugar que recordar para siempre. A nosotros nos encantó parecía que estuviéramos viajando a la Edad Media. Es un lugar muy bonito y muy bien conservado, quizás podríamos decir que uno de nuestros favoritos de Tallin.

Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *