Close
Begijnhof, el rincón oculto
3.5/5
Tripaim

Begijnhof, el oasis de Ámsterdam.

Los espacios verdes son lugares esenciales para cualquier ciudad, y Ámsterdam no es la excepción. En ella podemos encontrar una gran cantidad de parques y zonas de recreación, pero ninguno es tan famoso como el Begijnhof. ¿Quieres conocerlo? ¡Con nosotros lo descubrirás!

Índice de contenido

Visitas en Amsterdam

Un patio tan antiguo como especial

Antes de que existiera la Plaza Dam o que Ámsterdam fuese siquiera conocida con ese nombre, en la zona más central de la ciudad ya se encontraba el patio Begijnhof.


Este fue fundado a mediados del siglo X, cuando la metrópoli no era más que un pequeño pueblo de pescadores. En las casas cercanas al patio Beginjhof, vivían un grupo de religiosas, dedicadas a atender a los más desfavorecidos, ayudar a la diócesis local y servir en la pequeña capilla del vecindario.


Estas religiosas, conocidas como beguinas, no eran monjas ni pertenecían a ninguna orden formal. Sin embargo, su huella en la historia de Ámsterdam sigue presente en el Beginjhof.


Hoy en día, este tranquilo jardín se ha convertido en una atracción turística, pero solo una pequeña parte del mismo está disponible para los recorridos de los visitantes, ya que al igual que en sus inicios, continúa siendo un patio privado para las residencias cercanas.


Sin embargo, este precioso oasis de tranquilidad en medio de una ciudad tan ajetreada como Ámsterdam aún tiene mucho que ofrecer, por lo que puedes anotarlo en tu itinerario como un imperdible.

Visitar Houten Huis

¿Por qué visitar el jardín Begijnhof?

Detenerse para descansar un poco en un lugar tan apacible como el patio Begijnhof, parece ser un buen plan para cualquier visitante que esté pasando unos días en Ámsterdam.

 

A pesar de ello, relajarse y despejar la mente no es lo único que se puede hacer en el jardín. En él también podemos hallar algunos de los vestigios medievales más importantes de toda la ciudad.

 

Uno de ellos es la casa Houten Huis, esta es una de las últimas dos residencias de madera que aún siguen en pie en Ámsterdam. Construida en algún momento del siglo XIV, la Houten Huis data de una época en la que las construcciones de madera aún eran permitidas, y el principal elemento de edificación no eran los ladrillos.

 

Igualmente, en Begijnhof encontramos dos capillas, una es fácilmente reconocible, y lleva el nombre de Englese Kerk. Mientras que la otra es mucho más discreta, y con razones, ya que se trata de una pequeña iglesia católica.

 

Este templo, que perteneció a las beguinas, se mantuvo en la clandestinidad durante siglos, debido a la prohibición del catolicismo que imperaba en los Países Bajos. Actualmente, es un símbolo de las ya desaparecidas hermanas beguinas y de la historia católica de Ámsterdam.

¿Vas de visita el Begijnhof?

Antes de emprender tu camino hacia este idílico jardín, debes saber que, como está ubicado en una zona residencial, hay que mantener un comportamiento adecuado y no sobrepasar los límites de los edificios que se encuentran alrededor.

 

Del mismo modo, y con la intención de proteger la privacidad y seguridad de los vecinos, no tomes fotografías a las ventanas o las puertas de entrada de las viviendas, a no ser que cuentes con el permiso de los residentes.

 

Si cumples con estas simples medidas, podrás desfrutar plenamente de tu visita al inigualable jardín de Begijnhof.

Cómo llegar

Compártelo: 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *