Close
Castillo de Buda
4.7/5
Tripaim

El magnífico Castillo de Buda.

Los castillos y los palacios son típicos de muchas ciudades europeas, y Budapest, la capital de Hungría, no es la excepción. Allí podemos encontrar estructuras realmente increíbles, pero ninguna como el Castillo de Buda, uno de los más famosos de todo el país. ¿Quieres conocerlo? ¡Ven con nosotros a descubrirlo!

Índice de contenido

El palacio de los magiares

Los húngaros, también conocidos como magiares, no se asentaron en el territorio que compone la actual Budapest sino hasta finales del siglo IX, después de que los poblados romanos que había en la zona desaparecieron.

 

Desde sus inicios, los magiares tuvieron luchas constantes con otros pueblos, especialmente con los mongoles, los turcos y los rumanos. Para proteger a Budapest, la ciudad que habían convertido en su lugar más importante, se creó una fortaleza militar en la cima de una colina, de esta manera, se crearon las primeras bases del que algún día sería el Castillo de Buda.

 

El palacio que vemos hoy en día no fue edificado sino hasta inicios del siglo XIV, y debido a una serie de guerras y batallas con los principales rivales de los húngaros, este tuvo que ser reconstruido muchas veces, y en cada ocasión su apariencia iba cambiando, al mismo tiempo que el tamaño del edifico de expandía.

 

A pesar de ello, ningún conflicto bélico dañó tanto al Castillo de Budapest como la Segunda Guerra Mundial. Al final de esta guerra, al menos la mitad del palacio había desaparecido por completo.

¿Cómo es el Castillo de Buda?

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Hungría quedó bajo control soviético, quienes decidieron que el Castillo de Buda debía ser reconstruido, pero siguiendo un estilo diferente al original.

 

Las reformas del palacio ocurrieron lentamente, pero cuando estuvo terminado, su apariencia era mucho más severa y casi no parecía un castillo que, en otro tiempo, perteneció a la realeza.

 

Los soviéticos también intentaron borrar todo rastro de la antigua Familia Real Húngara, por lo que muchos decorados originales, así como las pinturas, las esculturas y los adornos fueron sacados del lugar.

 

Los grandes salones, que fueron habitaciones para los nobles y espacios para los reyes, se convirtieron en salas de exposición, quedando algunas completamente vacías.

 

Luego de que Hungría dejase de ser controlada por la Unión Soviética, el Castillo de Buda pasó a ser un espacio cultural de gran importancia, ya que actualmente es sede de instituciones tan resaltantes como el Museo de Historia de Budapest, la Biblioteca Nacional y la Galería Nacional de Hungría.

¿Por qué visitar el Castillo de Buda?

Este palacio es uno de los imperdibles más notorios del país, así que debe formar parte de tu itinerario. Además del edificio principal del castillo, visitarlo es recorrer sus preciosísimos jardines, que por sí mismos son una atracción turística.

 

Del mismo modo, el Castillo de Buda es vecino de lugares tan interesantes como la Ciudadela de Budapest, la Iglesia Parroquial del Centro y el Balneario Rudas.

 

Ten en mente que la entrada a los jardines y a varias zonas del palacio es gratuita, pero para poder disfrutar de los museos y de la galería, deberás comprar una entrada.

 

Si quieres recorrerlo, agenda tu visita entre los días martes a domingo, cuando el Castillo de Buda está abierto y recibe a todos sus visitantes.

Cómo llegar

Compártelo: 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Un comentario en “Castillo de Buda

Jordi Cruz
4 de enero de 2021 a las 21:08

Que maravilla, es una auténtica pasada tanto por fuera como por dentro. Sus dimensiones son enormes, incluso puedo decir que las fotos no le hacen justicia al 100% ya que en persona se ve más grande. Recomiendo ir con tiempo para visitarlo con calma.

Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *