Close
Castillo de Rosenborg
4.4/5
Tripaim

El inigualable Castillo de Rosenborg.

La capital danesa es conocida por su encantadora arquitectura y por sus edificios que parecen salidos de un cuento de hadas, por supuesto, los palacios de Copenhague no podían ser menos que maravillosos. Entre los más conocidos está el Castillo de Rosenborg, uno de los más hermosos y visitados de la ciudad.

Índice de contenido

Un palacio de verano para el rey de Dinamarca

La mayoría de los países que conforman la península escandinava son reinos, siendo Dinamarca uno de ellos. Esta nación nórdica es una de las más antiguas de toda Europa, por lo que podemos encontrar una gran cantidad de hechos interesantes en su larga historia.

 

Algunos de esos momentos se vivieron en el Castillo de Rosenborg, el cual fue construido por el rey Cristián IV, quien esperaba hacer de este su residencia de verano. Sin embargo, dejó de usarse poco después de que Cristián IV dejara el poder.

 

A pesar de ello, el Castillo de Rosenborg sirvió como refugio para la Familia Real Danesa en dos ocasiones, la primera fue cuando el Palacio de Christianborg sufrió un grave incendio, mientras que la segunda vez ocurrió cuando la Armada Británica atacó Copenhague.

 

Con el paso del tiempo, el Castillo de Rosenborg continuó siendo uno de los más reconocidos de la ciudad, pero pasó un largo tiempo sin cumplir con una función específica. Esto fue así hasta que se convirtió en el edificio sede de la Guardia Real, y es allí donde esta sección del ejército danés realiza sus entrenamientos.

Visitas en Copenhague

¿Cómo es el Castillo de Rosenborg?

Este mítico edificio se encuentra rodeado por inmensos y preciosos jardines, pero el Castillo de Rosenborg puede parecer un poco pequeño si se le compara con otras residencias reales, como el Palacio de Amalienborg y el de Christianborg.

 

Sin embargo, el Castillo de Rosenborg aún tiene mucho que ofrecer, y es que su estructura, la cual posee un incomparable estilo renacentista holandés, hace de él un edifico único. Igualmente, su apariencia es idílica, convirtiéndolo en uno de los escenarios más hermosos que podrás hallar en Copenhague.

 

Además, el Castillo de Rosenborg es conocido internacionalmente por su color rojizo, sus amplias ventanas, sus salones, sus grandes habitaciones y el excelente estado de conservación en el que se encuentra toda la estructura. Asimismo, su distribución es inusual, ya que es más alto que ancho.

 

Por estos motivos, este castillo es una de las atracciones turísticas más frecuentadas de la capital danesa, y actualmente recibe a más de un millón de visitantes cada año.

Visitar el Castillo de Rosenborg

¿Planeas ir a conocer el Castillo de Rosenborg?

Al estar ubicado justo en el centro de Copenhague, es fácil llegar al Castillo de Rosenborg desde casi cualquier punto de la ciudad. Del mismo modo, el transporte público local tiene varias líneas que quedan bastante cerca de este icónico palacio.

 

Las visitas al Castillo de Rosenborg suelen dividirse en dos, el paseo más común es el que atraviesa los jardines del palacio, mientras que el castillo en sí se visita a parte. Recuerda que para poder ingresar hay que comprar una entrada.

 

Del mismo modo, el Castillo de Rosenborg no es solo un lugar precioso, sino que también es muy educativo, ya que funciona como un museo en el que se exponen muchas cosas relacionadas con la historia de la Familia Real Danesa.

Cómo llegar

Compártelo: 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *