Close
El Arco de Adriano
3.6/5
Tripaim

El Arco de Adriano, entre la Atenas antigua y nueva.

La gran mayoría de las ciudades europeas, sobre todo las que formaron parte del Imperio Romano, suelen tener una división muy clara entre la zona histórica y la parte moderna de la ciudad. Atenas, la capital griega, es una de esas ciudades, siendo el Arco de Adriano su frontera principal.

Índice de contenido

¿Por qué se creó el Arco de Adriano?

Antes de que Grecia se convirtiera en uno de los tantos dominios romanos ubicados en la amplia costa del Mediterráneo, su ciudad principal, Atenas, había resistido el paso de incontables siglos de historia.


Los atenienses tenían una metrópoli con identidad propia, y los romanos conocían el inmenso legado cultural que había en la ciudad. Sin embargo, Atenas debía expandirse, crecer más allá de sus límites tradicionales y para poder hacerlo, había que marcar una frontera entre la ciudad vieja y la ciudad nueva.


No se sabe si la persona que encargó la construcción del arco fue, realmente, el emperador Adriano. Se presume que fue un monumento construido como elogio por los propios ciudadanos atenienses hacia el gobernante, quién sentía un profundo afecto por la cultura y la forma de vida griega.


Hoy en día, el Arco de Adriano sigue en pie, y aún representa una división clara entre lo que fue la Atenas Clásica y la Atenas Romana.

¿Cómo es el Arco de Adriano?

Una de las cosas que más resaltan de este antiguo arco es su ubicación, ya que se encuentra relativamente cerca del mítico Templo de Zeus, recinto y lugar arqueológico también conocido como el Olimpeion. Igualmente, el arco es fácil de reconocer, ya que mide 18 metros de alto y está hecho completamente de mármol.

 

Además de su importancia histórica, el Arco de Adriano también es un tesoro arquitectónico de incalculable valor. Su diseño es sencillo, pero se ha mantenido en pie durante 19 siglos, sin sufrir casi ningún daño. Esto lo convierte en una maravilla de otro tiempo, que ha llegado en excelentes condiciones hasta nuestros días.

 

Igualmente, una de las grandes curiosidades del Arco de Adriano son sus inscripciones, que por un lado dice “Esta es Atenas, la antigua ciudad de Teseo” mientras que el otro lado del arco establece que “Esta es la ciudad de Adriano, y no de Teseo”.

 

Al igual que el propio origen del arco, el verdadero significado de estas palabras continúa siendo un misterio. A pesar de ello, es fácil notar que estas inscripciones hacen referencia a la Atenas antigua, que fue de Teseo, y a la Atenas moderna, que inició con Adriano.

El Arco de Adriano, un imperdible de Atenas

A pesar de que el Arco de Adriano no es una de las atracciones turísticas más populares de la capital griega, sí vale la pena visitarla. Si eres fanático de la historia, amarás estar cerca de un monumento tan antiguo, además podrás tomarte todas las fotografías que quieras.

 

A pesar de ello, hay que ser cuidadoso, ya que el Arco de Adriano queda en una vía muy transitada y con bastante tráfico vehicular. Por este mismo motivo, no es muy frecuentado por turistas y suele estar despejado.

 

Con la precaución adecuada y la mejor disposición, dar un pequeño paseo para conocer el mítico Arco de Adriano, homenaje a uno de los hombres que creó la Atenas moderna, será un recorrido que querrás hacer muchas veces más.

Cómo llegar

¿Cómo es Atenas?

Compártelo: 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Un comentario en “El Arco de Adriano

Laura desde Mataró
24 de septiembre de 2020 a las 20:38

No hace mucho tiempo conocimos Atenas, era un viaje muy deseado y la verdad es que nos encantó. Hay muchísimas cosas interesantes de visitar pero muy pocas son gratuitas, el Arco de Adriano es una de ellas. Se encuentra en plena via pública y lo complicado es acceder a ella porque hay mucho tráfico.

Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *