Close
Mercado de Santa Caterina
3.7/5
Tripaim

Mercado de Santa Caterina, primer mercado techado de Barcelona.

Si bien el mercado más famoso de Barcelona es La Boquería, las opciones no faltan y otro de los grandes mercados de la ciudad es el de Santa Caterina. El cual destaca por sus coloridos techos, su historia y sus amplios pasillos que rebosan de variedad.

Índice de contenido

Mercados de Barcelona

El convento que pasó a ser mercado

En el lugar donde hoy se alza el Mercado de Santa Caterina, existía anteriormente un convento del mismo nombre que se mantuvo en pie durante más de tres siglos. El convento fue cerrado y destruido en el año 1837, y en la misma zona inicio la creación del que sería el mercado de Santa Caterina.


Este fue el primer mercado techado de toda Barcelona, y rápidamente ganó popularidad entre los locales. Al igual que La Boquería, el mercado de Santa Caterina creció con la ciudad, y fue llenándose de productos distintos y variados, procedentes del resto de Cataluña y de toda España.


Sobrevivió a los conflictos económicos y sociales que sufrió la ciudad, resistió la Guerra Civil Española y, al igual que muchas otras construcciones antiguas de la capital catalana, atravesó diversas reformas. Las más importantes fueron las realizadas en 1997, 2004 y 2005, en las dos primeras ocasiones se agrandaron los espacios, se reforzó la estructura y se aseguraron los techos. La remodelación del 2005 es obra de Enric Miralles y Benedetta Tagliabue y el objetivo era modernizar el mercado.

Que ver en Barcelona

Todo lo que debes saber sobre el Mercado de Santa Catarina

El mercado se encuentra ubicado en la avenida Francesc Cambó, muy cerquita de la Catedral de Barcelona. Está construido con un estilo neoclásico, y su detalle más destacable son sus ondulados y coloridos techos. Las fachadas mantienen una apariencia más conservadora y similar al diseño original, sus puertas son altas y arqueadas, y están sostenidas por una serie continua de pilares. El colorido techo contrasta con el color blanco de la fachada principal.

 

Al igual que con La Boquería, el mercado ha crecido de forma acelerada durante las últimas décadas. La variedad de productos y alimentos de origen internacional ha aumentado y ya no solo se oferta comida, sino que también hay pequeños cafés, restaurantes y tiendas de regalos.

 

El edificio cuenta con aparcamiento para bicicletas, y es fácilmente accesible por el transporte público de la ciudad. Sus espacios interiores son espaciosos, cómodos y siempre están muy bien iluminados, sin importar la época del año.

 

Suelen haber ofertas veraniegas y navideñas, sin embargo, hay tanto que ver y escoger en el Mercado de Santa Catarina que te aseguramos que encontrarás siempre los que buscas.

Visitar el Mercado de Santa Catarina

Como los mercados son los principales centros comerciales de cualquier ciudad, es comprensible que el principal encanto del Mercado de Santa Catarina son las compras. Pero más allá de eso, es un lugar agradable y vibrante para dar un paseo, y mezclarte con la cotidianidad de los barceloneses.

 

Está abierto durante casi todos los días del año, y suele ser un lugar de encuentro común para los locales y de fascinación para los visitantes. Si estás de paso por la capital catalana, no puedes dejar perder la oportunidad de conocer este asombroso centro de comercio.

 

Es un lugar grande, y aunque suele estar lleno de personas, rara vez esto llega a ser problema. Durante las primeras horas de la mañana el ambiente en el mercado suele estar más tranquilo, ideal si quieres vivir una experiencia tan relajante como divertida.

Cómo llegar

Cómo es Barcelona

Compártelo: 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Un comentario en “Mercado de Santa Caterina

Pablo Valero
3 de noviembre de 2020 a las 14:21

El techo es asombroso lleno de colores llamativos, son una referencia a los colores de las frutas y verduras. Es muy grande y podrás encontrar desde productos autóctonos hasta algunos exportados. Me gustó mucho pasear por su interior.

Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *